El ojo de la aguja

Me cuentan que en Doha han construido una gran aguja de metal y que la han dispuesto verticalmente, con la cúspide afilada compitiendo con sus altos rascacielos. Dicen que cada día los camellos de Quatar desfilan bajo el arco que introduce el hueco de su base y que esto les produce un placer muy especial a todas las fuerzas vivas del emirato. Mis amigos me envían incluso fotos del emir y su gobierno, subidos a un graderío y contemplando con gesto de satisfacción la diaria procesión ante el extraño monumento.
Sin embargo, al parecer, apenas se narra la historia de lo que ha pasado después. Las escasas fuentes que en internet hablan de ello nos relatan que el ganado transportista que tanto proliferaba bajo las altas cornisas de sus torres de Babel, provocó una violenta huelga de barrenderos. Pedían aumento de sueldo, el pago del tiempo extra que compensase la carga de trabajo que producían los cuadrúpedos con joroba. Pues bien, en el curso de las manifestaciones programadas, la salvaje policía del emir reprimió con tal dureza al naciente movimiento sindical que, al final, media docena de trabajadores fueron torturados en las mazmorras del régimen. El caso es que por la acción de una mano misteriosa o bien por extraño milagro, una mancha roja embadurna desde entonces el suelo del monumento y los camellos, que antes se acercaban sin problemas al lugar, ahora se dan la vuelta y se vuelven al desierto sin dudarlo ni un momento.
Me informan fuentes veraces, procedentes de los anchos pasillos del palacio, que en los últimos meses se han contratado centenares de servicios limpieza de todas las partes del mundo y que hasta el día de hoy ninguno ha podido evitar los efectos perniciosos de la mancha.