Somos de la misma pasta

Él era el mismo diablo y yo lo había visto rondar a la muchacha que me habían encomendado vigilar. Era un joven adorable que muy pronto me tomó la delantera. La seguía a todas partes y le hablaba en voz muy baja para conquistar su corazón, mientras yo le consentía lo que hacía, ajeno a su esencia perversa y, también, sin darme cuenta de que me estaba enamorando.
El día en el que culminó su trabajo, actuó con toda precisión y con un terrible ensañamiento. Sus palabras penetraron como puñales en el corazón de la chica y su efecto fue demoledor.
-No te quiero- le dijo - muérete.
La muchacha se despeñó desde lo alto del acantilado sin darme tiempo a intervenir. Para entonces yo ya estaba tan colada por él que, en vez de lamentarme o de odiarle por su burdo engaño, me felicitaba al descubrir que el amor por la muchacha no le había movido en absoluto.
Decidí intentar seducirlo:
-Oye -le dije-, ¿sabes quién soy¿ ¿Me conoces?
-Sí lo sé.
Él se acercó a mi rostro y me besó dulcemente.
No hizo falta que me diera más razones. Dejé trabajar a sus labios, a sus manos y a su voz y en el centro de mi alma germinó un nuevo ser.
Nueve meses después nació nuestro hijo, un bebé sano y hermoso.
-Hijo mío -le decimos muchas veces al pequeño-, el bien y el mal no son cosas ni tienen lugares opuestos. Los demonios y los ángeles somos de la misma pasta.

El pozo

                                                 Desde el cielo                                                  
                                              hasta el infierno                                              
                                              cavo un pozo...                                              
                                               Las palabras,                                              
                                                  las ideas,                                                  
                                                los errores,                                                
                                                las erratas,                                                
                                               las torpezas,                                              
                                                  repetidas                                                 
                                               día tras día,                                               
                                               van cayendo                                               
                                               por el hueco                                               
                                              como plumas                                              
                                               despeinadas.                                              
                                                En el fondo                                               
                                                del abismo,                                               
                                              sin embargo,                                              
                                                 solo hay                                                  
                                                   agua...                                                  
                                             ... ... ...                                             
                                                                  
                                 

Verdad

Juntando el infinitivo
del sensible verbo ver
con la forma personal
del verbo dar, 
en el modo imperativo,
no solo unimos la acción
del fino sentido del ojo
con el consejo cristiano
de repartir propiedades,
juntándolos alumbramos
al término que resume
el fin del conocimiento.
Es una palabra corta,
es un bisílabo agudo
que se enfrenta a la mentira
lo mismo que hace la vida
con su rival, Doña Muerte.
Es delicada y preciosa.
La cuidan con atención
la historia y los buenos jueces.
Los políticos la visten
con truculentos disfraces,
aunque al final es desnuda
como prefiere mostrarse.
Quisiera vivir con ella
para escuchar su voz clara
y tocar su pecho blanco.
Quisiera seguirle los pasos.
Le miro a la cara, muy fijo,
le pido consejo a diario.
Le mando mensajes escritos
pero nunca me hace caso.

La caja de las palabras

 Si el silencio es nieve virgen, 
uniforme de un paisaje derrotado por el frío,
     las palabras son las huellas inseguras,     
 sombras negras que las botas van pintando 
  sobre el camino escondido