Sísifo

La
vida
es un
ascenso
esforzado
a la montaña del tiempo... 
Cuando llegas a la cima, ya no hay más...
 Y entonces miras atrás y contemplas esa roca que has subido,
en contacto con la luz del cielo vivo... Y comienzas a bajar, hacia el fondo de la oscura soledad...

Una de las dos Españas ha de helarte el corazón

                                              Lo dijo Antonio Machado, hablando de las dos Españas:       
                                                     A pesar de nacer libres y vivir en democracia,                
                                              heredamos privilegios o el odio del que no los tiene.            
                                                   Don Antonio y Carlos Marx coincidían en la idea               
                                                                   de las dos clases de siempre.                             
                                             Don Carlos pensaba, además, que la lucha es necesaria,        
                                                                       mientras Machado sufría...                              
                                                Y a mi, que quisiera escapar del odio irreconciliable,           
                                                 y a mi, que quisiera no ser un terco sectario más,               
                                                                    me da por buscar en la ciencia                           
                                                                         alguna opinión razonable                               
                                                                        que rompa con la dualidad.                             
                                                                      Entonces caigo en la cuenta                              
                                                                     de que existe eso que llaman                             
                                                                               clase media...                                            
                                                         Según la sociología, es este estrato social                   
                                                                     que incluye a los asalariados                             
                                                     que visten camisa blanca y a la baja burguesía                
                                                                           el grupo mayoritario.                                    
                                                     Por tanto la profecía de la revolución proletaria              
                                                  implica la dictadura de un grupo que ya no domina.            
                                                                     Por eso es preciso cambiar...                             
                                                     Firmemos por fin la paz, apliquemos la justicia               
                                                           y el perdón al horror de nuestra historia                    
                                                            y vivamos de verdad en democracia.                         

Vivimos en democracia

 Después de que Franco murió, nos dieron la libertad.
Pusimos punto y aparte, como borrando la historia,
      pero no cauterizamos        
el odio al bando contrario 
 ni aprendimos el papel 
que la gente debe hacer
       en democracia.       
  Por eso y por no saber 
   que tenemos el poder    
    la cosa no marcha bien.  
   Vivimos igual que antes...   
     Nos sentimos inocentes     
     a pesar de que pagamos     
    sin IVA cualquier factura   
    y a pesar de que votamos    
       a partidos incapaces        
   de limpiar su corrupción...  
      Nos sentimos inocentes,     
  de todos los males públicos, 
      pero aceptamos sin más     
     el rodillo del que impone   
   cuando ganamos nosotros,  
     y nos quejamos sin tasa    
      cuando sucede al revés.    
    Nos sentimos inocentes     
    y asi no podemos seguir.    
  Debemos ser responsables   
      y hablar y no discutir:     
              Sin entender              
          que el contrario           
     es la mitad necesaria,    
     sin aceptar que la ley     
  debe brotar del consenso,  
    sin compensar el puñal   
   que arma la revolución   
     con el ingenuo ideal     
      del amor universal     
es difícil aspirar al bien de la democracia... 

El mensaje está en el aire

  Una hoja de cuaderno se disfraza de aeroplano y medrosa se aventura en el vacío.    
                                             En silencio se debate frente al viento...                                           
        Las letras se quedan fijas, atadas a sus asientos, mirando por la ventana,       
 mientras el polvo susurra la sorpresa del trayecto, que gira y cae en espiral. 
El papel vuela muy lento, acariciando las capas del aire del tibio verano, 
 sin presumir que allá abajo, le espera un gris aeropuerto,
un territorio real, sin alma ni entendimiento, 
parado al final 
 del tiempo.
V

1000

     Entre palabras que tienen     
  un 1000 clavado en su centro  
 resulta normal la abundancia:  

      Así la fa1000ia ta1000,        
  los bellos 1000iarios romanos 
     co1000ones, dor1000ones,   

       acé1000as y 1000anos        
       o el 1000itar estamento      
   componen grupos inmensos.  

       Además, por otro lado,      
        no es fácil asi1000ar         
   los hechos de los 1000agros   

    sin antes fa1000arizarse    
    con las largas ho1000ìas    
    de curas y asi1000ados.     

    Sin embargo en hu1000dad    
       el 1000  indica escasez       
         y nos pidcaridad.           
 ¿Habrá que cambiar de si1000? 

H 2 Oh

                                  ¡Ay qué lío, tío Darío!
                              Me cuenta que en el gran erg que recorre el sur de Argelia, 
                      siguiendo la tradición que su abuelo sefardí le enseñó por los cincuenta, 
                 hace ¡oh!, dos veces ¡oh!, y brota una fuente del suelo .................................................
          
                         Me dice que los tuareg 
                   celebran el agua al salir y que lo invitan a tés bajo la luna de enero,  
                mientras me enseña el arnés que usa el corresponsal del Canal Natura inglés
           para grabar el proyecto de un largo documental que le sigue por doquier..............................

                                                            Y a mí 
                                                        que sé que mi tío 
                                                     es hombre cuerdo y cabal
                                              me da por pensar que, tal vez, el hecho que me relata 
                                      proceda de la asociación de su rural nombre médico con el surco natural 
                            que labra en la tierra un gran pis, después de brotar de su cuerpo ........................
                                                      
                                                                         ¡Darío, 
                                                                     el gran zahorí!
                                                                el que no tiene misterio 
                                                   el que imita a Poseidón y resucita las aguas del infierno ..................

Yo soy sincero

    Yo s o                                                                 
        sin                       Yo soy un hombre sin0.       
                  0                  No tolero al trapa0 ni al torti0 falaz 
                                   ni acepto filtrar la verdad con la red del ceda0.
                                   Como sé que un ceni0 espera mi cuerpo quemado
                                     y que al final seré un 0,         un 0 enorme a la izquierda,
                                      no puedo dejar de ser yo          ni dejar de ser sin 0.

Cuando el 9 se mira en el espejo...


  se nnueve

En el laberinto

Para muchos yo soy el monstruo, el producto desgraciado de la traición de Pasifae. Heredé el cuerpo bípedo y la inteligencia de mi madre y el terror que produce mi presencia de la fuerza bestial del toro sagrado, mi padre. Por eso y para hacerme pagar por la infidelidad de mi madre, mi padrastro, el rey Minos, me encerró nada más nacer en esta triste cárcel que llaman laberinto. Yo no entiendo de las razones por las que he sido condenado ni del odio que se concentra en torno a mi. Sé que el oráculo ha profetizado mi muerte y que los atenienses han puesto precio a mi cabeza, es más, ahora mismo estoy oliendo el sudor de Teseo, el espía que han pagado para que me asesine. Antes de entrar en este palacio cretense, él se ha encontrado con Ariadna y su pie se ha enredado con un larguísimo hilo blanco que arrastra desde entonces por este extenso jardín.
Está sediento de sangre y a punto de acabar su recorrido. Aparece ya allí, al fondo, con los ojos enrojecidos por la furia, y arranca hacia mi, de frente, dispuesto a embestirme. Lleva el escudo del hoplita y la espada en su mano diestra y grita como un poseso. Cuando está casi a mi altura, su brazo inicia el ataque y yo me desplazo un poco hacia la izquierda y consigo eludirlo, mientras clavo mi lanza en su costado. Después, herido de muerte, se arrastra sobre el suelo.
Dejaré que se desangre a mis pies y, cuando expire, seguiré el hilo de Ariadna y saldré del laberinto. Así mi estirpe monstruosa estará en disposición de luchar por su supervivencia y de conquistar, tal vez, la tierra... Teseo, el héroe de la ciudad de la razón y de la democracia no será ciertamente el vencedor. La verdad no es aquello que está escrito, es aquello que ha pasado realmente y que no tiene vuelta atrás, porque pesa en el sentido de la historia. La verdad no tiene que ser clara, lógica y honesta, y es a veces burda, salvaje y laberíntica. La verdad es la verdad aunque no convenga que se diga, aunque no convenga que se sepa, aunque el bien y el equilibrio sean derrotados una vez más.