Entre el clavel y la rosa

Entre el clavel de papel
del que brotaron los GAL
y la rosa a la que vota
Vargas LLosa,
elijo
la
rosa
vivaz.
Escojo
el
abrojo
en 
la
piel,
exijo
la
rosa
10.

Gen nova

Se escucha un rumor 
en Génova 
que se repìte en Ferraz:

Se dice que existen cuentas
corrientes para pagar
en el bar cenas y copas
cuyas fuentes son tan negras
como el carbón o el Prestige.
Sabiendo que no hay jabón
capaz de comerse al olor,
el presidente ha pedido 
un sillón que le de asiento
en la academia mayor
del sector de la limpieza,
esa que dicen que limpia
y que también da esplendor.

Espera ser elegido
el próximo mes de abril.
Mientras el pleno, por fin,
acepta su candidatura,
al circular por Madrid,
 conviene que la nariz 
se tapen con un buen clip

En la frontera

                                             Con miedo  y con ilusión,                         después de sufrir lo indecible,  
              llegó al continente gris                           la joven de la patera...                      Desnutrida y agotada,   
                                           la ingresaron en la U.V.I.                            del hospital de la Paz  
        Justo en la puerta de enfrente,               un joven de clase media             maldecía su obsesión por el consumo                                         y el exceso de la roja libertad...                         Mientras él aborrecía      
             su vida sin norte fijo,                                   ella sacaba brillo                              a su alma de superviviente. 
                                           Un miércoles de diciembre,                          la trasladaron a planta. 
             Con entusiasmo inmutable,                            a quien pasaba a su lado                           le decía en castellano:
                                            "Ya estoy aquí, ya he llegado..."                           y luego su rostro chato, 
             obedeciendo al impulso                            de los minúsculos músculos                      del extremo de sus labios, 
                                            prendía la noche cerrada                              con el fulgor de la gloria...