En la frontera

                                             Con miedo  y con ilusión,                         después de sufrir lo indecible,  
              llegó al continente gris                           la joven de la patera...                      Desnutrida y agotada,   
                                           la ingresaron en la U.V.I.                            del hospital de la Paz  
        Justo en la puerta de enfrente,               un joven de clase media             maldecía su obsesión por el consumo                                         y el exceso de la roja libertad...                         Mientras él aborrecía      
             su vida sin norte fijo,                                   ella sacaba brillo                              a su alma de superviviente. 
                                           Un miércoles de diciembre,                          la trasladaron a planta. 
             Con entusiasmo inmutable,                            a quien pasaba a su lado                           le decía en castellano:
                                            "Ya estoy aquí, ya he llegado..."                           y luego su rostro chato, 
             obedeciendo al impulso                            de los minúsculos músculos                      del extremo de sus labios, 
                                            prendía la noche cerrada                              con el fulgor de la gloria...