¡Zas!

De repente, ¡zas!
Llega el tiempo 
con su látigo de púas puntiagudas
y nos lleva hacia delante. 
Nos golpea sin piedad
aquí en la espalda
e incapaces de pararlo en sus ataques,
empezamos a temerlo
como a un mal inevitable.

Respetamos el dolor
que nos produce
con su fuerza desatada
y permitimos los surcos
que él trabaja con su azada 
en nuestra frente.
Y soportamos sus trucos 
y bendecimos la sangre 
de sus heridas latentes 
y disculpamos sus vicios 
y su talante asesino 
y le rogamos que siga
engendrando y devorando 
nuevos hijos. 

Porque al final, sin aviso, 
acaba su tiranía, 
la suerte definitiva 
se escribe sobre el tablero, 
se oculta el sol en el cielo, 
se para el rumor del viento 
y todo desaparece, 
de repente
en silencio.